Foro de Sociales


No estás conectado. Conéctate o registrate

Acerca de la lucha de Famatina……………….

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Acerca de la lucha de Famatina……………….

Gracias a la Profesora Norma Giarraca- GER-GEMSAL Cátedra de Sociología Rural, por estas líneas que hacemos nuestras y compartimos con la comunidad de sociología y esperamos se constituyan en un aporte para el debate y la discusión sobre la “megaminería”.


Desde diciembre de 2011 una población ha decidido tomar nuevamente en sus manos el destino de su región. Es, básicamente la pequeña ciudad de Famatina con el cordón de pequeños pueblos que acompañan la subida al cerro que quieren entregar para la explotación minera. La acompañan los pobladores de Chilecito, La Rioja capital y de todos los pueblos que están siendo amenazados con esta actividad o se solidarizan con sus vecinos.
Durante la década del noventa, el neoliberalismo en estado puro, preparó las condiciones legales para que la actividad extractiva penetrara con sus fuertes corporaciones al país. Se privatizan YPF, YCF, se autoriza la siembra de semillas transgénicas a la medida de Monsanto y se saca una serie de leyes para dar riendas sueltas a la producción minera (Ley 24.196 de Inversiones mineras; Ley 24.498 de Actualización del Código Minero; Ley 25.243 para el Tratado binacional entre Argentina y Chile, entre muchas otras). Se le otorga a la actividad exenciones impositivas, “seguridad jurídica” a largo plazo y por supuesto se entrega la resolución de diferendos entre empresas y Estado a tribunales fuera del país (CIADE). A partir de 2003, nada cambió más bien se convirtió en política de Estado.
En esas condiciones, los capitales canadienses, australianos, norteamericanos, europeos y últimamente chinos llegan al país, ansiosos de comenzar a explotar las riquezas de los variados metales y otros productos minerales con los que cuenta el país. Se pasó de 44 emprendimientos mineros tradicionales a más de 600 de lo que denominamos “megaminería”; es decir minería a cielo abierto, dinamitando con inmensas cantidades de explosivos el cerro, usando impresionantes cantidad de agua, energía eléctrica, y tóxicos para el nuevo proceso que la diferencia de la minería de socavón: lixiviación o sopa química que separa el mineral de la roca. A este último tipo de minería, “megaminería”, es a la que se oponen las poblaciones cordilleranas y patagónicas. Esquel, en Chubut fue punta de lanza del rechazo, impidió la entrada de una empresa canadiense por medio de un plebiscito hace 9 años; dispositivo de consulta que a partir de allí se les negó sistemáticamente a las poblaciones.
¿Qué pasa en Famatina? Las poblaciones ya ha dicho de muchas formas que no quieren que su cerro se entregue a las empresas mineras para la explotación. Conocen la minería, Famatina quiere decir “Madre de los metales” y a comienzas del siglo XX una empresa inglesa lo explotó con la antigua tecnología por casi 15 años. A los pueblos no les quedó nada (“sólo viudas y huérfanos” suelen decir), los ingleses se retiraron al comienzo de la Primera Guerra mundial y el “pasivo ambiental” todavía hoy es problema de las poblaciones que reciben aguas contaminadas de aquella época. Por eso han decidido firmemente sostener con sus cuerpos, sus saberes, sus acciones “El Famatina no se toca”. Esta vez es otra empresa canadiense, la Osisko Mining Corporation la que sin licencia social, sin informe ambiental ya ha firmado un convenio con la provincia.
El Valle donde se encuentran las dos ciudades más cercanas al cerro –Chilecito y Famatina- están rodeados de una agricultura de alimentos rica y variada. Desde hace varias décadas tienen un sistema de riego que atempera uno de los principales problemas de la actividad: el agua. Aún así, Chilecito es un gran productor de frutales, entre ellos la vitivinicultura que se agroindustrializa en la región y hasta se llega a exportar, Famatina produce el 50% de nueces de la provincia. Hay asociaciones de agua, hay cooperativas, existen profesionales que acompañan a los productores para solucionar sus dificultades. Hoy el mayor problema es la amenaza de la minería: agricultura y minería en una zona semiárida no pueden convivir. Es importante señalar que ambas ciudades tienen índices de desarrollo humano adecuados y altos en educación.
Las asambleas y poblaciones de Chilecito y Famatina conocen muy bien todo esto, tiene información técnica y científica de primer nivel pero además toman en cuenta, como sujetos de estos nuevos tiempos, los saberes emanados de la experiencia: la que cuentan los catamarqueños después de 15 años de la minera La Alumbrera, con aumento de enfermedades y pobreza; la que cuentan los productores en relación con la disminución del acuífero alimentado en parte por las vertientes el cerro, etcétera.
Con esta “ecología de saberes” como diría Boaventura de Sousa Santos, son capaces de oponerse a las autoridades y a las corporaciones fundamentando sus posiciones. “Este pueblo está informado”, responden a la salida actual del gobernador que dice que necesitan “información”
Así, desde el 2 de enero, han realizado un corte en Alto Carrizal, camino al cerro, para que la nueva empresa en convenio con el gobierno de Luis Beder Herrera, no pueda pasar. Han generado entre todos una situación que ha llamado la atención de los medios de comunicación nacional. No fueron estos medios los que produjeron el fenómeno Famatina, sino que este es de tal magnitud y potencia que es imposible no registrarlo. En 2006, impidieron la entrada de la poderosa Barrick Gold, sin medios nacionales y con muy pocos apoyos del país. Tuvieron un vicegobernador (el actual gobernador) que vio la ocasión para destituir al gobernador, ponerse a la cabeza de la lucha antiminera para después de las elecciones, traicionarla.
Famatina, como la lucha contra la megaminería de Catamarca, Chubut, Mendoza, San Juan, Santa Cruz, etc. necesita de todo el apoyo que podamos darles desde las universidades públicas; la devastación es del país, no de una región, los universitarios y científicos independientes y responsables no deben adoptar una posición de “neutralidad” cuando se trata nada más y nada menos que de las posibilidades de la sustentación de la vida para las nuevas generaciones.

Las poblaciones de Chilecito y Famatina saben del acompañamiento de los profesores e investigadores de esta Carrera de Sociología ya que han estado varias veces visitándonos, compartiendo diferentes actividades.

Por tales motivos, desde la Dirección de la Carrera de Carrera damos nuestro apoyo a esta lucha y es nuestro interés que el compromiso sea compartido por nuestra comunidad rechazando esta nueva amenaza a su cerro, su agua, su medio ambiente, su vida…..

Alcira Daroqui
Directora

Ver perfil de usuario http://www.odisea2008.com/

Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.